3 maneras de conseguir una oficina para tu negocio en cualquier parte del mundo

3 maneras de conseguir una oficina para tu negocio en cualquier parte del mundo

Si has llegado hasta aquí, probablemente te preguntas cómo conseguir una oficina para tu próximo proyecto empresarial. Has llegado al sitio adecuado, porque te voy a dar tres soluciones que se van a adaptar a cualquier escenario. ¿Te interesa? Sigue leyendo.

¿Por qué necesitas un espacio de trabajo?

Cuando escribo artículos sobre la teoría de las banderas, y cómo abrir negocios offshore, hay siempre un tema que se repite. En algún momento del registro de tu nueva empresa van a pedirte el domicilio social y fiscal de tu negocio. Claro, ese lugar debe estar en el país donde constituyes la empresa, y a veces tener una dirección allí parece un problema complicado de resolver.

En otras ocasiones, cuando quieres abrir un nuevo negocio, por la naturaleza del mismo, debes contar con ciertas instalaciones de trabajo. Éstas pueden ser oficinas (tanto de cara al público como de puerta cerrada), almacenes, locales comerciales, fábricas etc. Hay tres formas de conseguir este tipo de espacios.

1) Cómpralo

La solución más obvia, si tienes el dinero para hacerlo, es comprar tu nuevo espacio de trabajo en el país de destino. Esto se puede hacer directamente, viendo las distintas ofertas que hay en el mercado. Por ejemplo, puedes pasearte por la zona que te gusta para ver si hay algún cartel de “se vende”. También puedes mirar en los distintos portales inmobiliarios o de anuncios clasificados que haya en el país. Por último, los periódicos también son una buena opción para encontrar ofertas.

Otra opción es acudir a una inmobiliaria que te haga el trabajo. Simplemente le dices lo que estás buscando, y el precio en el que te quieres mover. Con esto, la inmobiliaria te pondrá en contacto con el vendedor. Una ventaja de las inmobiliarias, aparte de que ahorras muchas horas de trabajo, es que a ti probablemente no te cueste dinero contratarla. Esto se debe a que la mayoría de inmobiliarias a quien cobran es al vendedor (en forma de honorarios porcentuales sobre el precio de venta) por conseguirle un comprador para su inmueble.

Cómo comprar inmuebles baratos

Sin embargo, dentro del mundo del real state, o inversión en bienes raíces, hay técnicas que funcionan en todo el mundo para conseguir oficinas y espacios de trabajo muy por debajo del precio de mercado, y sin sacrificar en calidad. ¿Te gustaría saber cómo? Sencillo, sigue leyendo.

La clave para conseguir estos inmuebles a tan buen precio son los bancos. ¿Por qué los bancos son tan baratos? Es fácil de entender, basta ver cómo adquieren los bancos inmuebles: a través de embargos. Esto es, cuando un banco presta dinero a alguien (por ejemplo, en una hipoteca), y esa persona no paga, el banco procede a embargarle la propiedad.

Esto para el banco es un problema, ya que muchas veces el valor de mercado de la propiedad es menor que el dinero que esperaban ganar con el pago de los intereses. Adicionalmente, el tener ahora el inmueble ellos, se convierte en un pasivo, ya que hay que pagar mantenimiento, impuestos, seguridad, limpieza… y en algunos casos hasta cuotas de la comunidad. Sin embargo, tener el inmueble no le produce nada, ya que el banco no tiene una actividad que le permita explotar ese espacio. (por ejemplo, si el local es una fábrica de yogures, el banco no se va a poner a fabricar yogures para sacarle un rendimiento). Esto significa que están más que dispuestos a venderlo por una parte de su valor a quien lo quiera, con tal de convertirlo en dinero líquido y ahorrarse los gastos. Y en ese momento entras tú y compras barato. Sin duda algo a tener muy en cuenta.

La reversibilidad de la inversión

Cuando comprar un inmueble con fines empresariales debes tener en cuenta el factor de reversibilidad de la inversión. Imagina que en un momento dado el negocio no va tan bien como pensabas y debes cerrar ¿Puedes recuperar el dinero que has gastado en el inmueble al revenderlo? Si se trata de un espacio neutro, como una oficina, va a ser más fácil de vender.

Sin embargo, imagina que compraste un local vacío e hiciste una reforma para convertirlo en un tipo de negocio concreto, como un bar. A la hora de volver a venderlo, necesita encontrar a alguien que quiera comprar un bar. Es cierto que en algunos casos la reforma le aumenta valor al local, pero muchas otras dificulta la recuperación de la inversión. Esto debes tenerlo en cuenta dentro de la planificación estratégica que hagas.

2) Alquílalo

Cuando no tienes el dinero para comprar, o sencillamente no quieres arriesgarlo en la adquisición de un inmueble, entra en juego la siguiente opción: alquilar. Con el alquiler, te ahorras hacer un gran desembolso inicial, y puedes dedicar esos fondos en otro tipo de activos para la empresa, desde medios de producción hasta publicidad.

Además, alquilar tiene algunas ventajas para freelancer y nómadas digitales. En países como España, si tu alquiler de un espacio de trabajo es inferior a 6 meses al año, evitas ser considerado/a residente fiscal (siendo extranjero) y evitas pagar impuestos sobre tus ingresos. En cambio, si comprases el espacio si serías automáticamente residente fiscal.

¿Cómo encontrar oficinas en alquiler?

Imagina que quieres alquilar una oficina en Miami. Podrías contactar una inmobiliaria o mirar anuncios como en el caso de antes, pero realmente es tan fácil como hacer una búsqueda por internet tipo “office space for rent Miami”. Ahí verás un montón de resultados.

Exclusividad vs compartir

En el mundo del alquiler de espacios de trabajo, existe la posibilidad de reducir costes al compartir el espacio. Hoy en día existen locales que puedes alquilar por horas, o compartir con otras empresas en forma de coworking o viveros, y que te permiten tener un lugar desde el que empezar sin mucho esfuerzo. También son opciones que debes tener en cuenta.

3) Contrata un espacio virtual

Por último, si lo que buscas es simplemente tener una dirección en el país que poner en tus documentos, pero no vas a realizar ninguna actividad en ese lugar, una opción muy interesante puede ser contratar un servicio de oficina virtual.

Con una oficina virtual una empresa te “presta” su dirección y te permite usarla para tus documentos legales, a efectos de domicilio social y fiscal, por ejemplo. Además, en muchos casos puedes incluso recibir allí correspondencia, y ellos te la remiten dentro del precio del servicio. También es una opción muy interesante, sobe todo si trabajas desde casa, eres viajero/a permanente o sencillamente tu negocio no necesita un espacio físico para funcionar.


Espero que te haya resultado interesante este artículo. Si ha sido así, no olvides compartirlo en tus redes sociales para que le llegue a más personas. También puedes dejar un comentario contándome qué te ha parecido, o si tienes alguna duda o inquietud sobre el tema.

¿Te ha gustado este artículo?
¡Puedes contribuir a que siga creando contenido como este!
Oliver de la Rosa

Oliver de la Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar