5 razones por las que la acuariofilia es el hobby perfecto para el invierno y la nueva normalidad, y cómo empezar

5 razones por las que la acuariofilia es el hobby perfecto para el invierno y la nueva normalidad, y cómo empezar

Si has llegado hasta este contenido, probablemente te planteas dedicarte a la acuariofilia, es decir, a “tener peces como mascota en casa”. Sin embargo, te estás adentrando en un mundo mucho más amplio de lo que imaginas, y en este artículo voy a darte las claves para que puedas decidirte o no por esta afición, y las pautas para poder empezar. ¿Te interesa? ¡Pues sigue leyendo!

5 razones por las que elegir la acuariofilia como pasatiempo

Antes que nada, voy a darte 5 razones por las que la acuariofilia podría ser el hobby que andas buscando. Son solamente algunas pinceladas, ya que hay más de un blog acuariofilia que profundiza mucho más en el tema, pero como este es un artículo introductorio, pienso que será bastante interesante para que puedas hacerte una idea.

De hecho, las especies acuáticas son las quintas favoritas en Europa como mascotas, quizás por desconocimiento de lo que te contaré en este artículo, basándonos en los datos de un estudio de 2019 realizado por FEDIAF, cuyos datos resume muy bien el gráfico que te dejo a continuación:

Es un hobby tranquilo

Si buscas una actividad relajante con la que desconectar de la rutina, la acuariofilia ha demostrado ser una alternativa más que válida para muchas personas. Observar a tus peces nadar puede ser una excelente solución contra el estrés. En algunas culturas orientales, como la japonesa, es también una fuente de meditación.

Lo bueno de los peces, respecto a otras mascotas, es que no salen más allá de donde se les está asignado. Un perro o un gato puede correr, saltar, hacer ruido y, sobre todo, romper cosas. Los peces no. Los peces nadan felices, interactúan entre sí, y son espectaculares en el momento del día en que toca alimentarlos. Tienen ese “algo único” que hace que cada vez hayan más personas apasionadas por la acuariofilia.

Es tan caro o tan barato como quieras que sea

La acuariofilia es un hobby para todos los bolsillos. Puedes empezar desde una pequeña pecera hasta un gran estanque en el jardín, y ambos conceptos son igual de válidos. Por tanto, no va a llevarte a gastar más de lo que decidas. Además, los peces generalmente no consumen grandes cantidades de comida, como puede hacerlo un perro, y en comparación pueden considerarse una mascota relativamente barata de mantener.

Se puede empezar con una inversión muy baja, y poco a poco ir ampliando tu acuario hasta donde tú decidas. Es cierto que mucha gente se apasiona por este mundo y dedica gran cantidad de recursos a lo que es su pasión, pero lo que puedo garantizarte es que se trata de un hobby que no va a obligarte a emplear más dinero del que voluntariamente decidas.

Ideal para todas las edades

La acuariofilia es una afición válida para cualquier edad, desde niños hasta personas ya adentradas en la tercera edad. Esto hace que sea una estupenda oportunidad de compartir experiencias entre padres e hijos, y una excusa para reunir a la familia en un mismo proyecto. Como mascota, los peces demandan menos cuidados que otros animales, y es también una buena forma de enseñar responsabilidad.

Yo tuve peces de pequeño, en un acuario de 100 litros. Tengo muy buenos recuerdos y experiencias montando el entorno, trayendo los primeros peces, investigando y aprendiendo sobre las distintas especies, y alimentándolos y limpiándoles el filtro del agua. Es una experiencia muy recomendable. En personas más mayores, es una forma de sentirse acompañados, y ocupar la mente en algo. Al no requerir un gran esfuerzo físico, tampoco hay limitaciones de movilidad, como el poder o no pasear al perro. Todo son ventajas.

No necesita de trámites especiales

En varios países, la tenencia de ciertas mascotas requiere de licencias especiales, permisos del gobierno, vacunas caras o incluso la contratación de un seguro de responsabilidad civil. Los peces, en cambio, no suelen por norma general requerir nada de esto, y puedes tener tu acuario en casa sin tener que tramitar ningún papeleo gubernamental como pasa con reptiles, aves exóticas, o incluso perros y gatos.

Además, los peces no harán ruidos que te causen problemas con los vecinos, ni se colarán en las propiedades colindantes a destruir nada o atacar a alguien. En ese sentido, se trata de la mascota que menos problemas te va a dar, y esto es un factor importante también.

No hace falta salir de casa

Por último, pero bastante importante en estos tiempos de “nueva normalidad”. La acuariofilia te permite una actividad que puedes realizar sin salir de casa, y que te ayuda a distraerte de las noticias, a pesar de los posibles confinamientos y restricciones. Hoy en día conviene tener cosas que hacer en casa, ya que debemos pasar bastante tiempo en ella, y esta es una de las cosas que puedes probar.

Cómo empezar en la acuarofilia

Bien, si tras leer estas cinco razones te has decidido por intentarlo, probablemente te preguntas por dónde empezar. No hay problema, ya que en este artículo también voy a hablarte de los pasos para empezar con buen pié en la acuariofilia. Los tienes a continuación.

Elegir el espacio

Lo primero que pienso que deberías hacer es decidir qué zona de la casa se va a dedicar a la acuariofilia. Hay personas que quieren que su acuario esté en un lugar bien visible, como pieza de decoración. Otras, en cambio, tienen una zona desocupada de la casa que quieren destinar a este hobby. Cada persona y cada casa son distintas, por lo que conviene que tú tengas claras tus inquietudes al respecto antes de pasar al siguiente paso.

Hay personas que van a la tienda de animales más cercana, se compran un gran acuario, y no tienen donde meterlo. Otras, en cambio, pueden llegar a comprar uno demasiado pequeño para el tipo de acuariofilia que quieren hacer, sintiéndose frustradas poco después. Por eso, primero piensa “dónde lo vas a meter”, es un buen consejo.

Planificar lo que quieres hacer

Una vez sabes el espacio con el que cuentas, toca pensar en tu presupuesto, y en qué quieres hacer. ¿Buscas algo sencillo o más ambicioso? ¿Vas a recrear algún tipo de aspecto de fondo marino? ¿Prefieres especies de agua dulce o agua salada? ¿Ambiente tropical o agua fría? También conviene saber el tiempo con el que vas a contar, y otros aspectos que varían según cada caso, como la experiencia previa o los gustos particulares.

Preparar el acuario

Una vez tienes todo planificado, compras tu acuario y lo colocas en su lugar. Al acuario hay que ponerle un sustrato que generalmente está compuesto de arena y grava, dependiendo también del tipo de algas que vas a tener. Necesitarás también un filtro para limpiar el agua, y en el caso de peces tropicales un termostato. Es muy común decorar el estanque con troncos, barcos hundidos, castillitos… etc, pero recuerda que los peces necesitan también espacio donde nadar.

Conviene colocar el agua varios días antes de traer los peces y algas, para que se asiente. Existen algunos productos para adecuar mejor el agua, cosa que es bastante importante cuando se usa agua del grifo, que puede tener cal y otros componentes que podrían ser perjudiciales. El agua deberá ser adecuada par el tipo de especies (agua dulce o de mar), y a veces requiere de un compresor de burbujas que la oxigene.

Añadir los primeros peces y algas

Generalmente conviene plantar antes que nada las algas en tu acuario. Existen distintas variedades y ayudan a oxigenar el agua, limpiarla o a veces incluso sirven de alimento para varias especies. Esto es todo un mundo y conviene elegir plantas acuáticas compatibles con los peces que vas a comprar, para que se complementen.

Dentro de los peces que podrías elegir para tu acuario, está el pez betta, que es bastante bonito y relativamente fácil de cuidar. Existen distintas especies como los cometas o los “monjitas” que puedes incluso combinar entre sí y hacer tu acuario más variado. También hay peces de fondo, que se alimentan de los restos y el musgo, como las corydoras, y hasta puedes colocar caracoles y cangrejos de río ¡Tú pones el límite!

Disfrutar y compartir

Sobre todo, recuerda que esta es una afición para disfrutar, aprender y compartir. Aunque empieces sin tener mucha idea, lo interesante es el proceso de aprendizaje, descubrimiento y desarrollo personal que te lleva a superarte y entender cada vez mejor a estos majestuosos animales. ¡Haz que el camino valga la pena!

Conclusión

La acuariofilia es una afición apasionante que puede aportarte muchas alegrías sin muchos problemas. Como mascota, los peces tienen grandes ventajas, especialmente en los tiempos que corren, y como hobby aporta grandes experiencias a cualquier edad sin necesidad de mucho presupuesto. ¿A qué esperas para probarlo? ¿Ya lo has hecho? Cuéntame tus experiencias e inquietudes en los comentarios. ¡Hasta pronto!

¿Te ha gustado este artículo?
¡Puedes contribuir a que siga creando contenido como este!
Oliver de la Rosa

Oliver de la Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar