Cómo entrar por SSH en un Raspbian sin pantalla

Cómo entrar por SSH en un Raspbian sin pantalla

Si trabajar con Raspberry Pi, probablemente has necesitado instalar distintos sistemas operativos. Una de las opciones disponibles es Raspbian, una versión de Debian adaptada para sacarle el máximo rendimiento a tu Raspberry. Pero claro, no siempre contamos con una pantalla que conectar, y si queremos acceder en remoto… ¿Se puede? Si, es fácil. A continuación te explicamos cómo.

Habilitar SSH en Raspbian

Al contrario que otros sistemas operativos, como Ubuntu Server, en Raspbian no vamos a encontrar la opción de SSH habilitada por defecto, aunque si está instalada. Ya puedes matarte a llamar a la Raspberry por el puerto 20, que no te va a contestar. No es problema de la conexión, no es problema de la máquina.

Habilitar SSH en la tarjeta micro SD

Se trata de una opción que tienes que habilitar, pero no hace falta pantalla ni teclado conectados a la Raspberry. Ni siquiera es necesario en el primer arranque, lo que debes hacer es algo distinto.

Vamos a suponer que tienes una tarjeta micro SD como disco duro de tu Raspberry. Si introduces esa tarjeta en un lector de tu ordenador \»normal\» vas a encontrar dos particiones. Entra en la partición de arranque, identificada como \»boot\».

En la raíz de esa partición crea un archivo en blanco llamado \»ssh\». Hecho eso, desmonta la tarjeta microSD de tu máquina, y métela en la Raspberry. Inicia la Raspberry de forma normal.

Al arrancar Raspbian, si detecta que existe un archivo con ese nombre, aunque esté en blanco, va a habilitar el acceso por SSH. Ahora podrás entrar normalmente con cualquier cliente de SSH. Si no tienes uno, en el final de este artículo te recomiendo varios que son gratuitos.

Habilitar SSH con pantalla y teclado

Si no puede acceder a la tarjeta MicroSD desde tu sistema operativo (es decir, que usas Windows o \»algo raro\») no pasa nada, ya que podrás conectar una pantalla y un teclado a la Raspberry, al menos de forma temporal, y desde las opciones de configuración habilitar el acceso SSH.

Para ello, usaremos el comando:

raspi-config

Y a través de las opciones podrás habilitar el SSH y configurar distintos aspectos del sistema operativo. De esa manera, podrás acceder en el futuro de esta manera a la Raspberry.

No es una solución totalmente \»headless\», pero si no tienes manera de editar archivos en la MicroSD desde otro ordenador… es una posibilidad que debes tener en cuenta. Si no sabes qué usuario y contraseña debes poner par entrar, no te vayas muy lejos, ya que te lo explico a continuación.

BONUS TIP: Un Live CD te puede salvar el pellejo

N.B: Si no tienes un sistema operativo compatible con el sistema de archivos que usa tu microSD, y tampoco pantalla y teclado compatibles con la Raspberry (porque la pantalla es VGA y la Raspberry HDMI, por ejemplo) siempre puedes lanzar un GNU/Linux en tu ordenador desde un liveCD o incluso un USB, y hacer el ajuste que necesitas. No cambiará nada de la máquina principal. 🙂

El proceso para hacer esto es un poco más largo de explicar, y depende de muchas cosas… pero si estás muy desesperado/a por resolver el problema, es un camino que puedes explorar. Cuéntanos en los comentarios si quieres que dediquemos un tutorial al respecto.

Credenciales por defecto

En Raspbian hay un usuario por defecto llamado \»py\» que hace las veces de root, y tiene por contraseña \»raspberry\». Es muy recomendable que cambies esta contraseña cuanto antes, especialmente si tu máquina es accesible desde fuera de tu red. Piensa que en sistemas como Shodan hay miles de personas acechando a máquinas con contraseñas por defecto para entrar.

En resumen:

Usuario por defecto de Raspbian: py
Contraseña por defecto de Raspbian: raspberry

Al contrario que el Debian \»normal\», vamos a encontrar que en Raspbian ya viene instalado el sudo, por lo que podremos invocar privilegios de root desde el comando:

sudo su

Mis tres programas gratuitos favoritos para entrar por SSH

Si no tienes un cliente SSH con el que entrar en remoto a tu Raspbian, no te preocupes. A continuación te voy a recomendar mis tres programas gratuitos favoritos para hacer esto. Hay uno para Windows, otro para GNU/Linux y otro para Android.

  • mRemoteNG es la opción para Windows, no te pierdas la versión portable, ya que podrás llevarlo en un pendrive y ejecutarlo desde cualquier lugar. Este programa te servirá para conectarte en remoto a través de varios protocolos, no solamente SSH. Personalmente me gusta más su interfaz que la de opciones más clásicas como \»Putty\».
  • Remmina es la opción que utilizo cuando estoy en GNU/Linux, es potente, ligero, intuitivo… y de los clientes SSH que he probado es el que más me ha gustado. Probablemente el que más uso de la lista, ya que suelo trabajar desde este tipo de sistemas operativos.
  • JuiceSSH es mi opción favorita para Android. No hay nada como estar echado en el sofá mientras arreglas un problema en remoto dentro de un servidor 😛 . Es una forma cómoda de trabajar por SSH desde cualquier lugar sin necesidad de tener un ordenador delante, y es ideal cuando tienes que arreglarle algo a un cliente mientras estás en la calle. Me gusta especialmente la forma en que aparecen en pantalla teclas de uso frecuente como las flechitas o la tecla \»ctrl\».

¿Y tú? ¿Cuál utilizas? Cuéntanoslo en los comentarios 🙂

Conclusión

Habilitar SSH en Raspbian es sencillo si sabes cómo. La mejor manera es creando un archivo en blanco dentro de la partición boot, aunque si tienes pantalla y teclado conectados, puedes habilitar también la opción desde consola.

En este artículo hemos visto también el usuario y contraseña por defecto y algunos clientes SSH gratuitos para efectuar tu conexión. Creo que ha quedado bastante completo.

Si te ha resultado útil, compártelo en tus redes sociales para que también le sirva a más personas ¡Hasta pronto!

¡REGÍSTRATE EN MI NEWSLETTER
PARA RECIBIR MIS PRÓXIMOS CONTENIDOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.