¿Cómo ser más libre?

¿Cómo ser más libre?

Si has llegado hasta aquí, probablemente te estás preguntando como ser más libre. La respuesta es más sencilla de lo que piensas, pero debemos tener en cuenta algunas cosas.

¿Qué es la Libertad?

La Libertad es una de esas ideas que damos tan por hecho que rara vez nos paramos a pensar qué significan realmente. Es por esto por lo que he creído conveniente crear este contenido. Y lo he hecho aquí, en mi blog personal y no en el de La Libertad Financiera Online, porque su finalidad principal es la de darte visión sobre la libertad aplicada en tu vida. La versión en texto de este contenido es diferente al vídeo en algunos datos, así que en lugar de ser sustitutivas son complementarias. En absoluto se trata de una transcripción textual del vídeo, como habrás notado.

La Libertad en la época clásica

Aclarado esto, debemos saber que la idea que tenemos de libertad viene de la época clásica, y sociedades como la de los griegos y los romanos ya separaban a las personas libres de las que no lo eran: los esclavos. En función del grado de libertad existían distintas clases sociales, como los ciudadanos y no cuidadanos, o en el caso de Roma había posibilidad de que los esclavos “ganasen” su libertad, convirtiéndose en “libertos”.

Esta imagen que te dejo acompañando este post, y que está editada por el profesor Francisco, que tiene un blog especializado en Historia, Geografía y Arte, puede darte una visión muy clara de la diferencia entre ser libre y no serlo dentro de la sociedad romana durante este periodo.

Sin embargo, no debemos quedarnos con esta definición de libro de texto sobre la Libertad, pues en tu vida no puedes aplicar unos preceptos de hace 2000 años sobre una sociedad que, al menos en esto, funcionaba de forma muy distinta a la nuestra.

La Libertad como manipulación

Conforme la esclavitud fue diluyéndose en nuestro mundo, hasta desaparecer, la idea de la Libertad ha ido cambiando. Y a lo largo del tiempo ha intentado ser manipulada. Vemos casos de estudio que te pueden hacer reflexionar sobre cómo pueden tratar de embaucarte, incluso en campos tan serios como la filosofía y la teología. A continuación analizaré algunos casos, tanto los que menciono en el vídeo como otros que pienso que encontrarás interesantes.

Manipulación desde la teología

San Agustín hacía una distinción entre libre albedrío y Libertad. Entiende ese libre albedrío como la capacidad de elegir, pero, sin embargo, para él solamente será “Libertad” cuando eliges lo que el considera “la opción buena”. De esta forma, como en el ejemplo de la comida sana y la comida basura que puse en el vídeo aplicando esta misma lógica, vemos una sutil manipulación para condicionar tus acciones. Mi consejo es huir del tipo de gente que trata de decirte lo que tienes que hacer en base de decirte lo que está bien y lo que está mal, pues muchas veces verás que lo que te dicen que “está bien” es lo que a ellos les conviene.

Esta manipulación la vemos en muchas religiones, ya que tienden a darte una serie de preceptos que debes seguir para “obrar bien”, hasta el punto de religiones como el Islam, que te dicen hasta lo que puedes o no comer (cosa con la que no tengo ningún problema, allá ellos, yo simplemente lo he puesto como ejemplo). Sin embargo, volviendo a enlazar teología y libertad, vemos en el cristianismo algunos ejemplos muy directos que conviene tener en cuenta. En Juan 14:6 nos dice “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, para decirnos en Juan 8:32 que “la verdad os hará libres”. De esta forma te están condicionando a pensar que la única forma de ser libre es seguir sus preceptos religiosos.

El problema aquí está, como señalaría más adelante en el vídeo, que el camino que le funciona a una persona no tiene por qué servirle a otra. Para mi puede ser fantástica la idea de irme a vivir a un velero, y para ti ser nefasta, por algo tan simple como marear en barco.

Manipulación de la Libertad en la filosofía moderna

En el vídeo continúo hablando sobre “filosofía laica”, y entramos de lleno en uno de los filósofos más manipuladores: el pálido königsbergense Inmanuel Kant. En su filosofía, siendo él racionalista, nos encontramos con la idea de que solamente se es libre cuando se actúa conforme a la razón, ya que eso nos permite salir de lo que él llama esa “minoría de edad”. El problema es que si haces algo simplemente “porque te gusta” (como el ejemplo del chocolate) no considera que seas libre, y por tanto deja de lado el factor humano para definir la Libertad limitada en los límites de la razón pura y si ponemos límites a la Libertad… mal vamos. Si te fijas, utiliza el mismo mecanismo que San Agustín, pero en sus propios términos. Esa fue la clave de seguir este orden lógico en esta parte del contenido en vídeo, que veas esta dinámica.

Para no alargar mucho el vídeo, omití algunos autores que pensaba citar en un principio. Uno de ellos es el caso de Jean-Paul Sartre, que defiende la idea del “libre alvedrío puro” en el que el ser humano está, literalmente “condenado a ser libre”. Me llamó en su momento la atención cómo ésta afirmación de Sartre coincide con la propia definición de Libertad de la Real Academia de la Lengua Española “La facultad natural de poder obrar de una forma u otra”.

Lo curioso es que el liberalismo clásico le pone más límites a la libertad que el propio Sartre o la RAE, ya que suele definir la Libertad como “hacer lo que queramos, siempre que no perjudique a los demás”. ¿Si les perjudica no es Libertad? Podríamos hablar en todo caso de un “mal uso” de la Libertad, o entrar en el campo de la ética y la moral, pero tanto como dejar de considerarlo Libertad…

Vemos distintas formas de manipulación, desde distintas fuentes, con la idea de “Si no haces esto, dejas de ser libre”, y con el miedo, para que hagas lo que ellos quieren. Ahí es entonces cuando viene el Estado a “propagar la democracia” a base de invadir países y cambiar sus gobiernos por otros más favorables para los intereses del Estado invasor.

Mi tesis: La Libertad es una escalera

Desde mi punto de vista, la Libertad no puede tratarse en términos absolutos de “eres libre si haces esto y no eres libre si haces esto otro” como defienden los autores que hemos observado. Por el contrario, cada decisión que tomas te acerca más o menos a la Libertad. ¡Pero eres tú quien debe definir esa Libertad!

Incluso es legítimo que decidas renunciar a parte de tu Libertad por decisión propia y sin coacción, simplemente porque te es más conveniente. Como dijo George Bernard, La Libertad consiste en tener responsabilidades “por eso le tienen tanto miedo la mayoría de las personas“. Si quieres Libertad, tendrás que tomar tus propias decisiones, y lidiar con las consecuencias de esas decisiones. Si has decidido libremente no puedes culpar a los demás. Hay personas a las que no les interesa esto. A veces, también, hay personas que voluntariamente renuncian a su Libertad por determinados factores, como el caso del hombre del que te hablo en el vídeo, que decidió quedarse en un país que no le gustaba, y del que podía irse, por darle estabilidad a su familia.

Es por esto que lo primero que debes sentarte a hacer es un plan. Ver qué es la Libertad para ti y cómo puedes lograr tener el grado de Libertad que a ti te gustaría. De esa forma, sabrás el tipo de cosas que debes hacer, y qué clase de decisiones debes tomar o no para alcanzar ese nivel de Libertad. Y eso no pueden hacerlo otras personas por ti, debes hacerlo tú, porque si lo hacen otros por ti estás haciendo lo que otros quieren, no lo que tú quieres, y no estarías siendo libre realmente, estarías en el el mejor de los casos viviendo la idea de Libertad de otras personas.

Para inspirarte, te hablé en el vídeo del caso de Fraser Doherty, que con las recetas de mermelada de su abuela creó su estilo de vida.

Me llamó también mucho la atención la visión sobre la libertad que tiene José Mújica, un político y ex presidente uruguayo con el que no suelo coincidir en algunas de sus ideas. Sin embargo hace una reflexión muy interesante en una de las entrevistas que he visto que le hacen. Dice: “Somos libres cuando hacer algo que a nosotros nos gusta, sin perjudicar a otros. Mientras tenemos que hacer algo por obligación porque nos tenemos que ganar la vida, no somos libres“.

Y hasta aquí, en casi 1500 palabras, un contenido que espero que te haya resultado interesante. 🙂

¿Te ha gustado este artículo?
¡Puedes contribuir a que siga creando contenido como este!
Oliver de la Rosa

Oliver de la Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar