Desde hace unos días he estado recibiendo varias consultas relacionadas con la importación y exportación de productos. Por eso he decidido escribir este post para aclarar algunas cosas.

No se si es por las fechas, pero todo el mundo habla de vender productos últimamente. Tengo pendiente hacer un megapost sobre generar ingresos con tiendas online, pero hoy quiero hablarte de las importaciones y las exportaciones. En este contexto, vamos a hablar de importación y exportación de productos físicos, y en ningún caso esto va a aplicar a la comercialización de servicios.

Antes que nada ¿De qué estamos hablando?

Algo de lo que me he dado cuenta es que hay personas que confunden los conceptos de importación y exportación. Todo el mundo cree saber lo que significan, en un plano teórico, pero cuando se trata de aplicarlo de manera práctica… no todo el mundo lo tiene tan claro.

Sin embargo no voy a dedicar el artículo a definir los términos. Hace poco he descubierto una web muy interesante donde explican la diferencia en caso de importar y exportar. Deberías leerlo, el autor ha hecho un gran trabajo explicándolo.

De hecho es una web muy chula, porque te explica la diferencia entre conceptos parecidos, como la que hay entre una catedral y una basílica, o entre el perfume y la colonia ¿O creías que eran sinónimos?

En este artículo voy a asumir que has leído el enlace que te he puesto, y voy a trabajar con esas definiciones.

¿Entonces? ¿Es mejor importar o exportar?

Si te digo que depende… ¿Pensarías que es un cliché? Si ese es el caso sigue leyendo y te explico por qué lo digo. Luego me dejas en los comentarios si crees que tengo razón o no.

Rentabilidad en el caso de importar

El problema de importar es que tienes que tener claro dónde vas a vender esa mercancía. Además, es muy posible que sólo te salga rentable en grandes cantidades (y hablamos de contenedores enteros).

A esto súmale la cantidad de impuestos, aduanas y demás costes asociados a las importaciones… y debería echarte para atrás.

El problema es: si esa mercancía no tiene salida ¿Qué harás con un contenedor entero de ella? Antes de importar hay que hacer un muy buen estudio de mercado.

El cliente que quería hacer arbitraje

Existe una técnica comercial que se conoce como “arbitraje”. Consiste en comprar algo muy barato en un mercado, y venderlo más caro en otro, ganando con la diferencia entre ambos precios. Se usa sobre todo con liquidaciones de stocks de empresas extranjeras.

Hace unas semanas me contactó un cliente para preguntarme precisamente qué productos podía utilizar para arbitraje. Sin embargo, como le expliqué, esto es algo muy volátil. Está claro que importar productos conlleva grandes riesgos (en comparación con estrategias similares).

Haciendo arbitraje o no, el resultado es el mismo: te quedas con una mercancía que puede tener salida o no. El mercado es algo que cambia todos los días.

Viabilidad a la hora de exportar

Lo primero que te tienes que preguntar es ¿Qué vas a exportar? ¿Hay alguien fuera de tu mercado local interesado en ese tipo de mercancía? ¿Quién? ¿Por qué? ¿Cómo puedes entrar en contacto con ese tipo de gente? ¿Cómo le vas a presentar tu producto? ¿Cómo se lo harás llegar? etc. Luego ya exportas. No hacerlo así te lleva a lo que me pasó con una empresa de robots de limpieza chinos, te lo cuento por encima:

La anécdota de los robots de limpieza chinos

Como sabes, hace poquito abrí una web de robots donde de vez en cuando analizamos distintos productos, y estamos pensando en incorporar una tienda online. A través de esa web me contactó una comercial de una empresa de robots de limpieza en China. Como estamos pensando en montar la tienda online, le escribí para que me contase lo que quería proponerme. Pensé que igual podría ser algún tema de afiliación, dropshipping… etc. y me interesaba.

Escasa información

Después de hablar un poco, me envió una especie de tabla con los 8 productos de su compañía. Apenas venía información más allá de una foto, y un texto mal traducido al inglés. Pero lo que más me llamó la atención es que eran robots que parecían de muy bajas prestaciones.

Precios nada claros

Igual es que son robots baratos, hay mercado para productos low cost” pensé, pero nunca me llegó a dar los precios. En lugar de eso me insistía en hacer un pedido de 1000 unidades del modelo 6 (todos se podían pedir por unidades menos ese, nunca entendí por qué).

Formas de envío inexistentes

Pero, lo “mejor” de todo, es que me dice que ellos hacen envíos a todo el mundo. Entonces le pregunté por los costes de envío, y me explica que yo tengo que fletar un barco por mi cuenta desde China hasta donde yo quiera.

Ellos simplemente me depositan la mercancía dentro del barco. El barco, además, tenía que salir de un determinado muelle que ellos predefinían, y que estaba en la ciudad donde tienen la fábrica.

¿Comprarías estos robots chinos?

Partiendo de la base de que fueron ellos los que vinieron ofertando sus productos ¿Crees que hay alguna razón para adquirir 1000 unidades de un robot que no sabes como es (salvo una pequeña foto medio borrosa), que por la escueta descripción ves que es de gama baja, y del que ni siquiera te han dado el precio?

Lo peor es que igual son muy buenos robots, con muchas prestaciones. Pero un producto bueno sin el correcto sistema de comercialización… no sirve. Desde luego algo para pensar.

Conclusión

Importar conlleva grandes riesgos. Sin embargo, presenta la ventaja de introducir un producto nuevo en un determinado mercado. Al ser algo nuevo, si la gente lo compra masivamente no tendrás competencia. Por tanto es una operación arriesgada que puede dar pingues beneficios.

En el caso de exportar, debes tener un producto o muy bueno, o único, y tener prevista la logística para comercializarlo. Si no tienes claro el proceso de comercialización, puede ser un completo desastre.


Espero que este post te haya resultado útil, por si estás pensando en empezar un proceso de importación o exportación próximamente. Compártelo en tus redes sociales por si puede ser útil a alguno de tus contactos, o simplemente tiene curiosidad por el tema. ¡Hasta pronto!