Ayer me dijeron, textualmente, que por ser autónomo me tengo el cielo ganado. No pude evitar contestar “pagado por lo menos”. Luego hay quien aún se pregunta por qué hace falta una asesoría.

Burocracia para todo

Estamos en una época tan asfixiante, en la que todo lo que quieras hacer requiere un montón de papeleo, permisos, licencias… El otro día, por ejemplo, me propusieron un negocio, y mira lo que pasó:

Yo estuve un tiempo como contratista en el sector de la construcción. Como sabes acabé cambiando de sector y ahora trabajo como freelance. La madre de una amiga tiene una ferretería y a veces hay gente que le pregunta por temas de obras. Pues recientemente habían pensado en “colocar” al yerno en mi empresa para hacer estos “cancamitos”. Cuando le expliqué que tenía que sacarse la TPC, que había que buscar un seguro de responsabilidad civil, y homologar un montón de material como andamios y demás, ellos solitos descartaron la idea. Y uno aquí pagando el autónomo todos los meses, así estamos.

Ahora imagina que, sin saber nada de esto, deciden meterse por su cuenta a hacerlo. ¿Qué crees que pasará en cuanto les llegue una inspección de trabajo? Yo he vivido inspecciones cuando tenía personal contratado, y por suerte tenía una gestoría y no hubo ningún problema. Saber que todos los papeles están en orden te deja dormir muy bien por las noches.

Los impuestos, abundantes y variados

Si el papeleo y las regulaciones no dan suficiente miedo a la hora de emprender, espera a ver los impuestos. Como autónomo, cada tres meses debo presentar liquidaciones a la Agencia Tributaria (Hacienda para los amigos). Como estoy en Canarias, presento IRPF a Hacienda Estatal, y el IGIC al Gobierno de Canarias. Con personal contratado, además, hay un tercer papel para el IRPF retenido (pero como de eso se ocupa la gestoría, no te puedo dar muchos detalles).

Por lo que me han contado, en otras comunidades es incluso más complejo. Por ejemplo, con el tema del IVA, un buen sitio para informarse es esta Asesoría fiscal en Barcelona. Si a esto le sumamos la gente que tiene local, que debe pagar un montón de tasas y licencias… empiezo a entender eso de “el cielo ganado”.

¿Cómo estar seguro de cumplir con todas las obligaciones legales y fiscales?

¡Ah! La pregunta del millón. Yo llevo varios años como autónomo, sin embargo sigue siendo imposible llevar un seguimiento de todos los papeles que hay que presentar, y cuando. Por suerte, la gestoría con la que yo trabajo me avisa de todo, y me lo hace.

Ya que antes hablamos de Barcelona, hay por allí una asesoría bastante completa, gestoriaraipe.com  que ofrece distintos servicios interesantes para pymes y autónomos.  Por ejemplo ofrecen asesoramiento fiscal general y permanente a todo tipo de sociedades, personas físicas, asociaciones, entidades sin ánimo de lucro… por lo que el tipo de clientes con los que trabajan es bastante amplio.

Además, ofrecen una gestión personalizada de las obligaciones fiscales y trámites con las Administraciones Públicas. Por ejemplo ¿Sabías que si no cobras una factura puedes reclamar que te devuelvan el IVA? Yo lo aprendí leyendo su blog.

También ayudan con temas de economía y contabilidad un poco más avanzada, por ejemplo realizan estudios sobre la mejor forma de financiación. Fondo de Maniobra mínimo ideal, control de Cash-Flow, de presupuestos y previsiones de tesorería. Entre otras cosas. Es muy completa, y si estás por esa zona probablemente te interese hablar con ellos, a ver cómo te pueden ayudar.


Espero que te haya servido este artículo. ¿Ya trabajas con una asesoría? ¿Con cuál? ¿Qué tal tu experiencia? ¿Conocías a la gente de Raipe? Cuéntamelo en los comentarios, y si conoces a alguien que busque una asesoría por Barcelona, pásales este post para que les echen un ojo.