Últimamente me han preguntado varias personas acerca del uso de páginas web dentro de una estrategia de márketing. Hoy lo aclaramos en este post.

Como sabes, realizo distintos servicios como freelance. Algunos de ellos están orientados al diseño web, y al márketing. Es por tanto común que se me planteen situaciones donde hay personas que, dentro de sus estrategias de promoción, quieren una página web. Pero la pregunta aquí es:

¿Se puede hacer márketing con una página web?

En el siglo XXI cuando una persona oye algo nuevo (por ejemplo el nombre de una empresa, un nuevo producto… etc) automáticamente lo busca en Internet. De la impresión que se lleve al realizar esa búsqueda dependerá que se convierta en un cliente o no. Entonces ¿Crees que es importante tener presencia en Internet? Yo pienso que si, pero no de cualquier manera.

Marketing significa vender

Si nos vamos a la definición de márketing, nos escontramos algo como “conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio”. Esto significa que lo que te permite el márketing es vender más.

Una web, por tanto, no puede ser simplemente un texto y cuatro fotos perdidas en la inmensidad de Internet, debe ser, por contra, una herramienta que te permita tener más ventas.Esto conlleva tener una estrategia, y por eso debes sentarte a planificar. ¿Planificar el qué? Te lo explico a continuación.

Lo que tienes que tener cuenta al vender con tu web

Llegados a este punto es cuando cualquiera se pregunta ¿Cómo crear una web para mi negocio? (échale un ojo a ese enlace, está muy interesante).  Es fundamental que tengas en cuenta qué aporta tu web al usuario. Un error que comenten muchas empresas es el de hacer una web que simplemente habla sobre ellos, pero que no ofrece ningún aliciente al visitante para entrar.

Es como cuando estás viendo una serie en la televisión, o un vídeo en YouTube y te sale un anuncio. Muchas veces simplemente ignoramos lo que nos dice esa publicidad ¿Verdad? Entonces ¿Por qué alguien iba a querer entrar en una “web-anuncio”? Es mucho más fácil que la persona quiera visitar una página que educa, no que “vende” sin más. ¿Qué puedes enseñar a tus futuros clientes? o más concretamente ¿Qué valor único les puedes aportar? ¡Ah! Ahí estamos ya hablando de una buena web.

También hay que tener en cuenta aspectos sobre cómo presentar la marca, o sobre cómo escribir ciertas palabras clave para que beneficien al SEO y, así, te encuentren más fácilmente en buscadores. Esto implica también un proceso de optimización, ya que la propia estructura de la página juega un papel clave y fundamental.

De todo esto te habla mucho más a fondo el artículo que te enlacé un poco más arriba. Te recomiendo que le eches un ojo, porque estoy seguro de que lo encontrarás muy interesante. Cuando yo lo leí, me inspiró a hacer este artículo.


Espero que te haya servido este artículo para reflexionar un poco acerca del uso que puedes dar a una web en tu empresa. ¿Qué te ha parecido? Déjame tu opinión en los comentarios, y no olvides compartirlo en tus redes sociales para que le sirva también a más personas. ¡Hasta pronto!