Hace unos días, tomándome un cortado con una amiga, me contó como, a pesar de tener ASNEF, logró que le concedieran un crédito. Por si alguna vez te hace falta, aquí te lo cuento.

Las personas con ASNEF parecen apestadas

Por lo que me cuenta mi amiga, tener ASNEF cierra un montón de puertas. Ella entró en este fichero de morosos por una factura de teléfono que le vino con llamadas que nunca hizo, y que se negó a pagar. Algo tan simple como eso se volvió un auténtico calvario a la hora de ir a cualquier banco a pedir una tarjeta, un crédito, un préstamo… ¡O una hipoteca!

Y es que resulta (y en el fondo tiene cierto sentido) que las entidades crediticias consideran a una persona con ASNEF como “de alto riesgo”, da igual que sea por 10€ que por un millón. Para los bancos, si no pagaste algo una vez, nada les garantiza a ellos que les vayas a pagar lo que te vayan a prestar. Si estás en una situación puntual, como mi amiga, que tenía que hacer un pago urgente e imprevisto… eso puede ser un auténtico problema.

Sin embargo, hay opciones para que te den un crédito a pesar de tener ASNEF

No todo es oscuridad, y hay luz al final del túnel. Existen empresas dispuestas a conceder créditos con ASNEF. Estas empresas no es que presten este dinero a un interés más alto, simplemente trabajan con muchos más prestamistas, los cuales si pueden estar dispuestos a concedértelo.

Generalmente empiezan por una cantidad pequeña, que debes devolver en un plazo inferior a un mes. A mi amiga esto le vino muy bien, porque necesitaba ese dinero para hacer frente a unos pagos imprevistos. Lo pagó sin problema, y lo devolvió a tiempo. Es ideal para personas que en un determinado momento tienen problema para llegar a fin de mes, o necesitan liquidez rápida para una inversión en algún negocio.

También te prestan dinero aunque no tengas nómina

Investigando un poco, esta gente también concede préstamos de dinero aunque no tengas una nómina. Si es verdad que se valora positivamente que tengas una fuente de ingresos. Pero entre las fuentes de ingresos válidas éstan una prestación o una ayuda (cosa que muchos bancos no aceptarían). También pueden ser otro tipo de ingresos, como el cobro del alquiler de un inquilino… etc.

Además, en estos casos tampoco te piden aval. Obviamente las cantidades a las que puedes aspirar no ascienden de los 1000€. Para un agujero puntual, un apuro, o una necesidad concreta de liquidez, pueden estar bastante bien. Por eso es algo que me llamó mucho la atención y quería contarlo en el blog. De esta forma, si hay alguna otra persona (como mi amiga) que tenga un problema similar, podrá encontrar la información y que la historia tenga un final feliz. Imagino que si has llegado hasta aquí, ese ha sido tu caso.


Espero que te haya resultado útil este post ¿Tienes ASNEF? ¿Conoces a alguien que la tenga? Entonces igual a esas personas también les puede ser útil esta información ¡Siéntete libre de compartirla!