¿Te gusta diseñar páginas web? Esta semana te traemos una idea a través de la cual puedes ganar mucho dinero con esta afición. Podrás aprender desde cero a generar ingresos creando páginas webs y vendiéndolas por Internet. No debes confundirlo con prestar un servicio de diseño web, en este modelo de negocio primero crearás la web y luego buscarás un comprador. Cómo funciona lo entenderás mejor leyendo este artículo. Recuerda que los contenidos de ganar dinero online de forma ética y legal requieren que te registres para poder leerlos. Podrás registrarte o iniciar sesión a través de los enlaces que encontrarás más abajo.

¿Qué necesitas para empezar?

Esta forma de generar ingresos va a requerir que tengas un cierto nivel de conocimientos sobre diseño web. No importa el sistema que utilices, muchas personas venden páginas web hechas con un CMS, por ejemplo hechas con WordPress. Puedes aprender en poco tiempo a utilizarlo suficientemente bien, especialmente con estos cursos. El tiempo que te puede llevar va a depender de tu habilidad y del proyecto en el que te estés embarcando.

 

¿Cómo funciona?

Tú creas una página web (más abajo te explico más a fondo esto) y luego la vendes o subastas a través de determinados portales. El precio de tu página va a depender de algunos factores, de los cuales también te voy a hablar más abajo. También es una buena forma de vender tu página nicho.

Para ganar varios miles de euros por una web, debes pensar en esto de forma similar a la gente que abre empresas para luego vendérselas a otros. Eso significa que es una estrategia a largo plazo. Para que una persona te quiera comprar la web, debe ser rentable, es decir, que esa web de alguna forma pueda utilizarse para generar ingresos. Por eso se parece tanto a comprar una empresa. Por ejemplo ¿Cuánto estarías dipuesto/a a pagar por una web que te genere 1000€ al mes? ¿Y por una que te puede generar 1€ al año? ¿Y cuánto pagarías por Facebook o YouTube? Ya vas entendiendo cómo funciona.

 

¿Cómo hacer las cosas bien?

Aquí es donde esta la clave de todo. Te lo voy a resumir en una serie de puntos clave:

  1. Elegir un tema que te guste, que te apasione. Si te pones a hacer una web sobre algo que te aburre o sobre lo que no entiendes bien, vas a tener muchos problemas, te llevará demasiado tiempo y te aburrirás en el proceso. En cambio, si haces una página de algo que te guste “como si fuese para ti” va a ser mucho más sencillo.
  2. Para realmente ganar mucho dinero con esto (perfectamente varios miles de euros por una web) debes afrontarlo como un proyecto a largo plazo. Y como buen proyecto debes tener en cuenta una serie de puntos que van a hacer que la web valga más dinero:
    1. ¿Quiénes son los competidores directos de tu web?
    2. ¿Cómo ganan dinero esos competidores?
    3. ¿Cómo va a ganar dinero tu web?
    4. ¿Cómo va a destacar tu web de las otras webs?
    5. ¿Cuánto tiempo te va a costar hacer que tu web gane dinero?
  3. Elige un nombre de dominio que sea relevante para el tema que has elegido y que le vaya a gustar a la audiencia. Obviamente tendrás que invertir en un nombre de dominio. Una web hecha en un portal gratuito como WIX, Blogspot… etc no va a tener mucho valor. Debe ser un dominio que se vea profesional, y además evita que tenga localismos. Por ejemplo videosdegatitos.com puede comprarla alguien en cualquier parte del mundo, pero videosdegatitos.es sólo atraerá a compradores en España.
  4. Elige un buen hosting. Ya te lo dije en su momento en el artículo de 5 cosas a tener en cuenta antes de iniciar un blog y me remito a lo que te escribí ahí. Yo desde 2008 uso HostGator, y me ha permitido alojar todo tipo de proyectos, ese es el hosting que te puedo recomendar por mi experiencia. Tiene buen soporte, buen servicio, buen precio y está reconocido mundialmente.
  5. Haz que la web se vea profesional. Va a depender de muchos factores, pero a veces simplemente eligiendo un buen tema o plantilla para tu CMS favorito, y saberla configurar, es suficiente. Ten en cuenta que la impresión que le des a los visitantes también influye en el valor percibido sobre la web.

 

¿Cómo vender la web?

Obviamente el canal de ventas no va a ser ir casa por casa tocando la puerta a la gente y preguntándoles que si quieren una web a buen precio. Tampoco le pondremos a la web un cartelito de “se vende”. La forma más eficiente es ir a portales especializados donde vender tu web. Luego te dejo una lista.

El sistema de subastas

En estos portales lo más común es un sistema de subastas. Empiezas con un precio y la gente puja por tu web. Pueden ser webs de nueva creación o ya consolidadas (por las que ganarás mucho más). También hay gente que directamente vende nombres de dominios. Se parece un poco a como funciona eBay.

¿Qué precio le pongo a la web?

Hay dos formas de hacerlo. La más realista es coger la cantidad de dinero mensual que está generando la web y multiplicarlo por 15. Ese sería el precio de salida, por ejemplo una web que genera 500€ al mes empezaría con un precio de 7500€.

También puedes buscar páginas gratuitas que te dan precios estimados de una web. Si haces una búsqueda en Google encontrarás un montón. Lo más divertido es ver como cada una te va a dar un precio totalmente distinto. Por eso este método no es muy fiable.

¿Dónde puedo vender mi web?

Te voy a dejar un listado de páginas donde puedes vender tu web.

  • Flippa. Es quizás el portal más famoso a nivel mundial. Mucha gente sólo con esto ya generaría bastantes ingresos, pero siempre tienes algunas alternativas que te dejo a continuación.
  • Sedo, que tiene más de 2 millones de usuarios.
  • Website Broker, que existe desde 1997 (fíjate si lleva años la gente ganando dinero con esto).
  • BuySellWebsite. Está especialmente enfocada al mercado de las startups, según tu nicho de mercado, puede interesarte echarle un ojo.
  • Dealasite. No sólo puedes comprar y vender páginas web sino también aplicaciones móviles.
  • El foro de Digital Point. Esto es una especie de “mercado de pulgas” donde puedes comprar y vender todo tipo de productos digitales, incluídas páginas web.

Otros recursos que te pueden ser útiles