5 trucos para cumplir tus propósitos de año nuevo

5 trucos para cumplir tus propósitos de año nuevo

Un nuevo año comienza y generalmente se empieza lleno de propósitos y buenas intenciones. Sin embargo muchas personas acaban abandonando esos propósitos conforme avanza el año. ¿Te ha pasado? Si quieres resultado diferentes este año, quédate en este contenido para descubrir 5 trucos que te daré, basados en mi experiencia de más de 15 años de gestión de proyectos, y que espero que marquen la diferencia ¡Vamos allá!

1. Asegúrate de elegir los propósitos adecuados

Algo que debes plantearte antes de empezar un proyecto es que sea algo que REALMENTE quieres hacer. Hay personas que se plantean propósitos pensando en lo que otras personas esperan de ellas, como apuntarse a un curso por «que no digan que no hago nada» y que finalmente acaban abandonando porque «no les llena».

Por otro lado, los objetivos que elijas deben ser propósitos que puedes realizar con los medios que tienes. Está muy bien decir «este año mi propósito es ser millonario» pero a menos que tengas un muy buen plan para lograrlo… igual es demasiado lejano para ser factible, y acabarás frustrándote. En cambio, en esa misma línea puedes proponerte aumentar tus ingresos cada mes, y eso pondrá tu mente a trabajar en la dirección adecuada.

Por otro lado, hay gente que se plantea propósitos como «ir al gimnasio», y esto lo aprovechan muy bien esas empresas con los planes anuales que cobran a principios de año y muy poca gente usa. Pero, si realmente quieres «ir al gimnasio» seguramente será o bien para ganar músculo o bien para bajar de peso. Entonces el objetivo no es apuntarse al gimnasio, es esa otra razón.

Conocer la verdadera razón de, en este caso ir al gimnasio, quizás te permita plantearte trazar un plan de vida saludable que puedas aplicar, y que te va a ser más gratificante que adquirir una membresía que no utilices, o ir en coche al gimnasio «a hacer máquina» y que se convierta en «ir por ir» y tras unos meses te aburra tanto que acabes dejándolo.

Visualizar cuál es la motivación que tienes detrás de tu propósito, es decir, conocer tu «por qué» te va a ayudar a ver el objetivo más claro cuando las cosas se pongan difíciles. Ahora bien, es cierto que tener un mal propósito es mejor que no tener ninguno (el agua estancada cría gusanos). Pero, si ese propósito puedes enfocarlo con la visión adecuada… te llevará más lejos.

2. Divide y vencerás

Hay veces que nos fijamos objetivos que suponen un gran esfuerzo y cuando estamos a mitad de camino nos frustramos porque no hemos alcanzado la meta. ¿Te ha pasado?

Sin embargo, no debes subestimar la importancia de los pequeños pasos. Si eres capaz de dividir el proyecto en pequeñas tareas te será más fácil alcanzarlas con menor esfuerzo. Alcanzar esas pequeñas «milestones» en tu camino te va a dar una retroalimentación positiva que te va a motivar a seguir dando pasos en la dirección correcta.

Si te propones encontrar trabajo y no te llaman, es posible que te acabes frustrando. Sin embargo si divides el objetivo en tareas, te centras en los procesos que puedes controlar, como puede ser el dejar currículums, y te fijas metas diarias, es cuestión de ley de los promedios ver resultados en algún momento del camino.

En el mismo ejemplo de la búsqueda de empleo, si ya mismo te preparas un currículum bien hecho, y te propones entregar 100 currículums diarios cada día, en 10 días has entregado 1000, en un mes 3000. Si te llamase tan solo un 1% de las empresas para una entrevista, tendrías 30 entrevistas en el mes, de la que imaginemos que un 10% te acabaría contratando. Eso son 3 empresas potenciales donde trabajar al mes, y solamente necesitas una.

Si uno de tus propósitos es encontrar trabajo, no te pierdas mi curso gratuito de búsqueda de empleo.

Ahora bien, si te digo «deja 3000 currículums este mes» vas a empezar muy fuerte, y poco a poco te vas a quemar, pero al hacerlo consistentemente en un mes con un plan por delante, y ver que hoy has entregado tus 100, mañana vas y entregas otros 100, pasado… etc. te permite lograr el mismo resultado más fácilmente. La clave está en tu mente, y en crear un hábito en el proceso.

3. El orden de los proyectos si afecta al resultado

Si quieres ver resultados rápido, es mejor que te centres en un único proyecto, lo pongas a funcionar, y cuando esté caminando empieces con el siguiente. Lo se, a las personas inquietas nos es muy complicado hacer esto, porque siempre tenemos nuevas ideas en la cabeza que queremos llevar a la práctica, pero si lo ves desde un punto de vista matemático tiene sentido.

Hay un ejemplo muy viejo que siempre suelo poner desde hace años cuando estoy como directivo dirigiendo equipos de trabajo enfocados a proyectos, y me parece muy oportuno compartirlo contigo en este contenido:

Imagina que hay 3 proyectos, el A, el B y el C. Cada proyecto necesita 4 semanas para ponerse en práctica, y una vez funcionando cada proyecto te dará 100€ de ingresos cada semana, de tal forma que el resultado podamos medirlo más fácilmente que si fuese algo intangible.

Pues bien, una persona inquieta empezaría la primera semana con el proyecto A, luego pasaría al B la segunda semana porque le hace mucha ilusión, a la tercera semana diría «ay, no he hecho nada del C, voy a hacer algo», y a la cuarta semana volvería con el A porque se sentirá culpable de haberlo dejado colgado 15 días, y así en un patrón que podríamos esquematizar como:

A B C A B C A B C A B C

En cambio, si te centras en un proyecto a la vez, te quedaría algo como:

A A A A B B B B C C C C

Y dirás, «fíjate qué cosa, que al final de los tres meses de las dos maneras se han acabado los proyectos con el mismo esfuerzo.» Si, es cierto, pero vamos a ver un detalle…

En el primer modelo, el proyecto A se termina en la semana 10ª. Dijimos que cada proyecto una vez terminado te iba a dar 100€ de beneficio semanal, por lo que si aplicamos esto obtenemos lo siguiente:

Sem. 1Sem. 2Sem. 3Sem. 4Sem. 5Sem. 6Sem. 7Sem. 8Sem. 9Sem. 10Sem. 11Sem. 12
ABCABCABCABC
0€0€0€0€0€0€0€0€0€+100€+200€+300€
Al final de los tres meses, con el «modelo espontáneo» obtienes 100+200+300 = 600€

En el segundo modelo el proyecto A se termina en el primer mes, y el B en el segundo, veamos cómo afecta esto a los ingresos:

Sem. 1Sem. 2Sem. 3Sem. 4Sem. 5Sem. 6Sem. 7Sem. 8Sem. 9Sem. 10Sem. 11Sem. 12
AAAABBBBCCCC
0€0€0€+100€+100€+100€+100€+200€+200€+200€+200€+300€
Al final de los tres meses, con el modelo organizado obtienes 100+100+100+100+200+200+200+300= 1300€

¿Es lo mismo ganar 600€ que 1300€? Fíjate que en los dos ejemplos has dedicado el mismo esfuerzo (4 semanas por proyecto) y en el mismo periodo de tiempo (tres meses). Lo único que ha cambiado es tu organización a la hora de enfrentar los distintos proyectos. Puede que el orden de los factores no afecte al producto, pero está claro que el orden de los proyectos si afecta el resultado.

Quizás la naturaleza de tus proyectos sea más compleja y no sea directamente aplicable un modelo teórico como este, pero quédate con que, si te centras en lo que puedes poner «a producir» antes, y lo haces funcionar, eso va a alimentarte para seguir abriendo frentes. Se que a veces te llegan proyectos de clientes que debes hacer al mismo tiempo, pero lo que puedas «sacar antes» lo cobras antes, siempre se puede jugar con esto en mente.

4. Recuerda que Roma no se construyó en un día

Ya lo hemos mencionado un poco más atrás, pero me parece suficientemente importante como para dedicarle un apartado. El hecho de que no veas resultados inmediatamente no significa que debas de dejarlo. Para ello debes contar con métricas que te permitan saber si estás progresando o no, y dividir (como hemos visto) el proyecto en tareas más pequeñas.

Piensa en el bambú. Es una planta que tarda varios años en salir de la tierra, pero ese tiempo se lo pasa echando raíces. Sin embargo, en cuanto el bambú sale de la tierra es imparable. Puedes cortarlo, quemarlo, masticarlo, partirlo… y seguirá creciendo, tan fuerte y tan rápido que en algunas guerras lo usaban como forma de tortura: lo cortaban afilando el tocón, amarraban a una persona encima para que confesara y si no lo hacía en una semana acababa atravesada por el bambú.

Hay un vídeo de los cazadores de mitos donde comprueban que esto es cierto, pero ejemplos macabros aparte, si sientes pasión por lo que haces, conoces tu «por qué», tienes un plan y vas a por ello, te convertirás en una fuerza difícil de parar. Para ello, tómate el tiempo suficiente de afianzar tus raíces, elegir un buen objetivo, trazar un plan sólido, y enfócate en conseguirlo.

5. Con amigos es más divertido

Hay persona a las que les ayuda compartir sus proyectos con otros. Por ejemplo, salió un estudio hace unos años que las personas que se proponen «salir a correr» tienen más posibilidades de mantener el hábito en el tiempo cuando quedan con otras personas. De esa manera, aunque un día no te sientas con ganas de running, la otra persona te motiva a salir, y pueden apoyarse mutuamente.

Si tienes a las personas adecuadas en tu vida con las que compartir tus proyectos, no subestimes el poder de contar con ayuda. A veces también es más fácil alcanzar la meta si puedes repartir tareas, o delegar o incluso subcontratar procesos. Ten la mente abierta en este sentido, y no subestimes las posibilidades.

Conclusión

Tener propósitos de año nuevo es increíble, y puedes lograr lo que te propongas con el enfoque adecuado. En este contenido te he hablado de 5 trucos que pueden ayudarte en el proceso: asegurarte de elegir los propósitos adecuados, dividir los proyectos en tareas, organizar el orden de esas tareas, saber que a veces los resultados tardan en llegar, y contar con otras personas.

Espero que hayas encontrado útil este contenido, si ha sido así, no dudes en compartirlo en tus redes sociales para que también ayude a otras personas. También puedes suscribirte a mi newsletter para recibir futuros contenidos así cada semana. ¡Hasta pronto!

¡REGÍSTRATE EN MI NEWSLETTER
PARA RECIBIR MIS PRÓXIMOS CONTENIDOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.